Gente Alternativa - Negras mareas - Globalización, Ecología, Derechos Humanos y Sociedad

Gente Alternativa - Globalización, Ecología, Derechos Humanos y Sociedad

Un espacio para la reflexión y el debate

  • La Pluma Rebelde
  • Cajón Desastre
  • En el Punto de Mira
  • Tribuna de Oradores
  • La Mirada Alternativa
  • Dimensiones Alternativas

  • Añádenos a tus Favoritos
  
  •Versión texto para imprimir


Principal | Suscríbete | Tú Opinas | Libro de Visitas | Contáctanos | Imprimir | Atrás

Tribuna de Oradores

Negras mareas

por Ignacio Ramonet   /   publicado en La Voz de Galicia

Se cumplen tres años del naufragio del Erika, el petrolero que se partió en dos y se hundió en 1999 frente a las costas de Bretaña, en Francia, provocando la mayor marea negra que haya conocido Europa antes de la actual megatragedia del Prestige en Galicia.

Como ahora en nuestro alquitranado país, y también en vísperas de las fiestas de fin de año, miles de pescadores, mariscadores y otros trabajadores del mar vieron su actividad saqueada, su economía arruinada, sus costas, sus islas y sus paisajes devastados. También entonces, y por primera vez, decenas de miles de voluntarios acudieron de toda Francia y de toda Europa para, en un gesto formidable de amistad y solidaridad, limpiar del nauseabundo excremento playas, rocas y orillas. A lo largo de decenas de manifestaciones, todos exigieron, con grito unánime, que eso no se reprodujese ¡nunca más!

Pero se ha reproducido. Y de nuevo en nuestra castigada tierra, para escarnio y desesperación de nuestras gentes... Lo cual significa que no se han sacado las pertinentes lecciones de las desastrosas mareas negras y en particular de esa, tan espantosa, del Erika . El Gobierno central de Madrid y el de Galicia en particular han dado la impresión de que consideran este tipo de naufragio como una especie de catástrofe natural, poco menos que ineluctable, una mera consecuencia del destino o de la fatalidad...

Después de treinta años de naufragios negros, en particular de los del Torrey Canyon (1967), del Amoco Cadiz (1978), del Exxon Valdez (1989) y del Sea Empress (1996), hoy sabemos con bastante exactitud cuáles son las causas de tales desastres. Sabemos que cientos de petroleros-escombro siguen navegando con enormes problemas de seguridad y continúan representando un peligro ecológico gigantesco para las costas del planeta. Y lo hacen fletados por empresas sin escrúpulos que, en nombre de la libre competencia estimulada por la globalización, ofrecen precios mucho más baratos a sus clientes porque explotan a marinos muy mal pagados a bordo de sus barcos-basura.

Cómplices de la globalización, nuestros gobernantes no ignoran que siguen aún navegando por los mares del mundo con pabellón de conveniencia y dependiendo de armadores delincuentes, cinco barcos gemelos del Erika que son cinco bombas negras dispuestas a partirse por la mitad en cualquier momento con ocasión de la primera gran tempestad. Es imperativo saber sus nombres y difundirlos masivamente para que todo ciudadano del mundo los denuncie a las organizaciones ecologistas si los ve por casualidad en alguno de nuestros puertos.

Los cinco malditos son: Fenerbache 1 (Turquía), Siena (Malta), Patriot (Panamá), Vasmeen (Liberia) y Mariner A (Malta). Todos de 50.000 toneladas, construidos en astilleros de Japón hacia 1975 a precios de saldo, para competir con los astilleros europeos (que terminaron por cerrar y por despedir a decenas de miles de obreros...), utilizando materiales de última categoría y reduciendo al mínimo las garantías de seguridad. Para disminuir más los costos se utilizaron aceros de pésima calidad, demasiado finos y se hicieron soldaduras de muy poca fiabilidad. Todos esos barcos padecen de corrosión, tienen grietas, presentan defectos, gravísimos problemas de estructura y han sufrido roturas de todo tipo. Cualquier petrolero, aun construido con buenos materiales, es ya demasiado viejo al cabo de 15 años y debe ir al desguace. Pero a estos cinco buques-cisterna, hermanos del Erika , se les permite seguir navegando y transportar fuel peligroso cuando tienen más de 27 años...

Uno de los más defectuosos y de mayor peligrosidad es el Mariner A, que navega bajo pabellón de Malta (paraíso fiscal que aspira a incorporarse en el 2004 a la Unión Europea), tiene el tanque central agrietado y presenta terribles problemas de corrosión. Sin embargo, cuatro meses después del naufragio de su gemelo Erika , el 3 de abril del 2000, fue visto en Galicia, ¡en el puerto de A Coruña!, donde ningún controlador lo inspeccionó y ninguna autoridad le impidió retomar la mar aunque constituye una amenaza imminente de catástrofe ecológica.

Sabemos que de A Coruña zarpó rumbo a Lituania para cargar el mismo tipo de fuel cancerígeno que llevaba el Prestige y que recogen en este momento nuestras gentes. Dos semanas después volvió a pasar cerca de las costas gallegas hacia Portugal. Nadie lo detuvo, ni lo condujo por fuerza al desguace, ni siquiera le pidió que se alejara. Según nuestras informaciones, en un constante trasiego entre el Báltico y el Mediterráneo, con 50.000 toneladas de immundicia negra en su vientre, repitiendo la misma ruta que el Erika y el Prestige , el destartalado Mariner A sigue pasando cerca de nuestras rías. ¿Hasta la próxima tempestad?

Opina sobre este artículo                         Arriba

Principal | Suscríbete | Tú Opinas | Libro de Visitas | Contáctanos | Imprimir | Atrás