Gente Alternativa - La vida y la muerte como indicadores económicos - Globalización, Ecología, Derechos Humanos y Sociedad

Gente Alternativa - Globalización, Ecología, Derechos Humanos y Sociedad

Un espacio para la reflexión y el debate

  • La Pluma Rebelde
  • Cajón Desastre
  • En el Punto de Mira
  • Tribuna de Oradores
  • La Mirada Alternativa
  • Dimensiones Alternativas

  • Añádenos a tus Favoritos
  
  •Versión texto para imprimir


Principal | Suscríbete | Tú Opinas | Libro de Visitas | Contáctanos | Imprimir | Atrás

Tribuna de Oradores

La vida y la muerte como indicadores económicos

por Amartya Sen   /   publicado en Info-Ong

A la economía no le conciernen sólo la ingreso y la riqueza, sino también el modo de emplear esos recursos como medios para lograr fines valiosos, entre ellos la promoción y el disfrute de vidas largas y dignas.

Pero si el éxito económico de una nación se juzga sólo por su ingreso y por otros indicadores tradicionales de la opulencia y de la salud financiera, como se hace tan a menudo, se deja entonces de lado el importante, objetivo de conseguir el bienestar. Los criterios más convencionales de éxito económico se pueden mejorar incluyendo evaluaciones de la capacidad de una nación o una región para alargar la vida de sus habitantes y elevar su calidad.

Aunque el mundo, en su globalidad, conozca hoy una prosperidad sin precedentes, no han desaparecido las bolsas de hambruna y mal nutrición crónica. Lo mismo en países industrializados que en el Tercer Mundo siguen siendo endémicas enfermedades que pueden desarraigarse, muertes que son evitables. Detrás de esos problemas hay siempre una razón económica. Complementando los indicadores tradicionales con estadísticas que se refieren más directamente al bienestar, pueden evaluarse de manera fructífera las ventajas y las deficiencias de enfoques económicos alternativos. Por ejemplo, una país puede tener un producto nacional bruto (PNB) per capita mucho más alto que el de otro y, al mismo tiempo, una esperanza de vida muy inferior a la de éste cuando los ciudadanos del primero no pueden acceder con facilidad a los recursos sanitarios y educativos. Los datos de mortalidad permiten enjuiciar la política seguida y reconocer aspectos cruciales de la penuria económica en ciertas naciones o en grupos concretos dentro de las naciones.

Que las estadísticas de mortalidad son un instrumento muy útil para el análisis socioeconómico se ve con examinar algunos problemas de distintas partes del mundo: las hambrunas, que se dan incluso en lugares donde no falta el alimento; la baja esperanza de vida, frecuente en países con PNB alto; las mayores tasas de mortalidad para las mujeres que para los hombres en zonas de Asia y Africa; y los ínfimos porcentajes de supervivencia de los afroamericanos en comparación no sólo con los blancos de los EE. UU. sino con los habitantes de países paupérrimos.

A menudo, buscándole explicaciones económicas al hambre, se hace depender de la política de producción y distribución de los alimentos, política que suele basarse en el dato estadístico agregado de la cantidad de alimentos disponibles por persona en el país; a este indicador le otorgó ya preeminencia Thomas Richard Malthus a comienzos del siglo XIX.

Pero puede haber hambre con una valor elevado de ese guarismo. la confianza en esas simples cifras crea muchas veces una engañosa sensación de seguridad, y, con ello, hace que los gobiernos eludan el tomar las medidas oportunas.
 
Para comprender adecuadamente el fenómeno del hambre hay que examinar los canales de adquisición y distribución de los alimentos, y estudiar cómo y en razón a qué tienen acceso a éstos los distintos sectores de la sociedad. La hambruna sobreviene porque una fracción importante pierde los medios para obtener comida, por culpa del paro, la depreciación salarial o una grave alteración del tipo de cambio entre la venta de bienes y servicios y la compra de alimentos. La información acerca de estos factores y de los demás procesos económicos que influyen en la capacidad de procurarse comida debería estar en la base de las políticas encaminadas a evitar la escasez y aliviar el hambre.

La hambruna de Bangladesh en 1974 es prueba de que hay que ampliar mucho la apreciación de los factores que originan tamaños desastres. Aquel año la cantidad de alimento per capita en Bangladesh era elevada, mayor que cualquier otro año entre 1971 y 1976. Pero las inundaciones que hubo desde finales de junio hasta agosto impidieron el trasplante del arroz (el proceso por el que los plantones de arroz son trasladados de los lugares de siembra a las ordenadas hileras de los bancales anegados y otras prácticas agrícolas en el distrito norte. Aquello arruinó, a su vez, la contratación de peonadas, en el campo, donde los jornaleros viven al día. Sin salario, estos trabajadores no pudieron comprar ya mucha comida, y llegaron a ser víctimas del hambre.

El pánico agravó todavía más la situación. Aunque no se esperaba recoger la principal cosecha de arroz, que había sido dañada sólo en parte por las inundaciones, hasta diciembre, el temor a una posible escasez promovió inmediatamente el aprovisionamiento precautorio y el acaparamiento. Los precios se dispararon. Al encarecerse el arroz y otros cereales, se les hizo imposible a los bangladeses pobres la compra de su comida. Cuando los precios de los alimentos alcanzaron, en octubre, la cota más alta, también fue máxima la mortandad.

Llegada la cosa a ese punto, el gobierno, con evidente retraso, empezó a dirigir ayuda a gran escala. Su respuesta se retrasó por varias razones, una de ellas que los EE.UU., en represalia porque Bangladesh exportaba yute a Cuba, suspendieron los envíos de alimentos. Pero uno de los mayores obstáculos fue la engañosa sensación de seguridad que originaron las elevadas cifras del volumen de subsistencias disponibles. Una vez puestas en marcha las ayudas, el mercado comenzó a readaptarse a una estimación más realista de la cosecha de invierno: las pérdidas de grano fueron mucho menores de lo que antes se había supuesto. En noviembre, los precios de los alimentos empezaron a bajar: a finales de ese mismo mes, se cerró la mayoría de los centros de auxilio. El hambre desapareció casi por completo antes incluso de que se pusiese fecha a la recogida, de la cosecha parcialmente dañada.

Como se ha dicho más arriba, las proporciones de alimento per capita eran altas ese año en Bangladesh (porque en diciembre de 1973 se había recogido una cosecha magnífica). El que sobreviniese luego la hambruna pone de manifiesto lo desastroso que puede ser fiarse sólo de las cifras que expresan la cantidad global de alimentos. Esa cantidad nunca la comparte equitativamente toda la población, ni la disponibilidad es absoluta. Además, el almacenamiento privado o comercial de productos salen al mercado, o se retiran, en respuesta a los incentivos monetarios y cuando se espera que haya cambios de precios.

Frecuentemente ha habido hambruna cuando las estadísticas mostraban poca o ninguna disminución de las subsistencias. Por ejemplo, durante el hambre que azotó Bengala en 1943, la merma del poder adquisitivo de los salarios que percibían los jornaleros del campo fue lo que hizo que se extendiese la inanición. De manera similar, en 1973, una hambruna en la provincia etíope de Wollo fue causada por una sequía que allí se prolongó mucho y que empobreció a la población de aquellos lugares, si bien no redujo mucho la producción de alimentos en el conjunto de la nación. Como la capacidad adquisitiva de los habitantes de Wollo quedó muy menguada, resultó que en esta provincia los precios fueron a menudo más bajos que en cualquier otra parte del país; de hecho algunas subsistencias se sacaron de la región castigada por el hambre para venderlas en zonas de más abundancia. (Este trágico giro de los acontecimientos se dio también durante la década de 1840, cuando de una Irlanda hambrienta se enviaban alimentos a una Inglaterra próspera).

Hay varios modos de evitar el hambre. En África y en Asia contribuiría obviamente a lograrlo la extensión de los cultivos, no sólo porque ello rebajaría el costo de la manutención, sino también porque aumentaría el poder adquisitivo de poblaciones empleadas en las faenas del campo. Para incrementar esta producción habría que ofrecer incentivos que hicieran rentables las inversiones agrarias. Se necesitarían también políticas de regadíos y fomento de la transformación tecnológica (que en África está muy descuidada).

Pero no basta con incrementar la producción de alimentos. Si bien se mira, dada la variabilidad del clima, concentrar demasiado los recursos de una nación en la agricultura y ganadería puede hacer a la población más vulnerable respecto a las sequías y las inundaciones. Especialmente en el África subsahariana es muy necesaria una diversificación de la producción que incluya la gradual expansión de la industria. Cuando la gente tiene medios económicos se puede comprar comida, trayéndola, si es preciso, de otras partes.

Por más éxito que tengan el auge y la diversificación de la producción en muchos países africanos y asiáticos, millones de personas seguirán sufriendo devastadoras inundaciones, sequías y otros desastres. Que en esas situaciones no sobrevenga la hambruna se puede conseguir incrementando el poder adquisitivo de los grupos más afectados, los menos capaces de obtener comida. Con planes públicos de empleo se les puede proporcionar ingresos. Los trabajadores entonces contratados competirán con los otros por la participación en el total de subsistencias existente. El crear trabajo asalariado hace, desde luego, que los precios suban, pues tal práctica, al revés que la de dejar que el indigente se muera de hambre, intensifica la demanda total de alimentos, pero ello puede ser en realidad beneficioso, porque trae consigo el que otros grupos no tan necesitados consuman menos. Procediendo de este modo se distribuyen más equitativamente las escasas subsistencias, y con su reparto se aleja el fantasma del hambre.

Tales proyectos de trabajo público para evitar el hambre no impondrían, por lo general, una extraordinaria carga financiera al gobierno de una nación pobre. Aunque en cifras absolutas la cantidad de víctimas de una hambruna puede ser elevada, sólo suele representar una pequeña proporción del conjunto de la sociedad: comúnmente el hambre aflige a menos del 5 al 10% de la población. Como los hambrientos están también entre los más pobres, su parte de la renta o del consumo alimentario oscila a menudo entre el 2 y el 4%. De manera que no será imposible la exacción de los recursos fiscales precisos para recuperar los ingresos perdidos por ellos.

Varios ejemplos ilustran el éxito de las medidas de empleo público para evitar el hambre. En el estado indio de Majarasjtra una serie de prolongadas sequías entre 1972 y 1973 hizo cundir el paro agrícola y redujo a la mitad la producción. Los programas de obras públicas —construcción de carreteras y pozos— salvaron del hambre a los trabajadores afectados, que pudieron así competir con los demás en la adquisición de los escasos alimentos. Aunque el promedio de comida disponible por persona fue entonces en Majarasjtra muy inferior al de los países del Sahel (Burkina Faso, Mauritania, Malí, Níger, Chad y Senegal), pocos sucumbieron al hambre en Majarasjtra. El Sahel, en cambio, experimentó una hambruna, porque la escasez no se distribuyó allí tan por igual.

La India ha empezado a evitar el hambre siguiendo, sobre todo, estos métodos. Su última hambruna terrible la padeció en 1943, cuatro años antes de independizarse de Inglaterra. Aunque en 1967, 1973, 1979 y 1983, a resultas de desastres naturales, disminuyó drásticamente la cantidad de alimento disponible, se logró, con todo, evitar las hambres haciendo que los sectores de la población más amenazados recuperasen el poder adquisitivo que el desempleo les quitara.

Paliar el peligro de hambre por medio de programas laborales que proporcionen ingresos a los necesitados se diferencia de la común práctica de congregar a la gente en campos de refugiados y tratar sólo de mantenerla. Este enfoque, adoptado en África, suele retardar más la solución y puede imponer a los funcionarios gubernamentales una insoportable tarea organizativa. Además, el hacinamiento en campamentos, lejos del hogar, interrumpe la actividad productiva normal de laboreo del campo y atención a los rebaños, lo que socava a su vez la producción futura. Esas concentraciones pueden también dar al traste con la vida familiar. Un último, pero no menor, inconveniente es que los campos de refugiados se convierten, a menudo, en terreno abonado para la propagación de enfermedades contagiosas.

En cambio, el pagar con dinero contante a quienes se emplea en obras públicas no pone en peligro el bienestar económico y social de los así ayudados, contribuye a aumentar la producción y a fortalecer los mecanismos de mercado existentes e impulsa la eficacia del comercio y del transporte.

Esta forma de proceder refuerza la infraestructura económica, no la debilita. Inevitablemente, las medidas fiscales beneficiosas están en estrecha relación con la política. Aunque el método de los trabajos públicos depende del mercado, no es un sistema de libre mercado: requiere que intervenga el gobierno ofreciendo empleo. También puede ser conveniente la propiedad pública de unas reservas siquiera mínimas de alimentos. Estos almacenajes harán creíbles las amenazas del gobierno en el caso de que los especuladores intenten manipular el mercado: si los comerciantes retienen artificiosamente los víveres esforzándose por subir sus precios, el gobierno podrá responderles inundando el mercado para hundir precios y ganancias.

El hambre es evitable si el gobierno tiene el incentivo necesario para actuar a tiempo. Es significativo que ningún país democrático con una prensa relativamente libre haya padecido jamás una hambruna (si bien es cierto que unos se las han arreglado mejor que otros para sortear las dificultades). Y esta generalización vale tanto para las democracias pobres como para las ricas. Una hambruna puede azotar a millones de personas, pero rara vez alcanza a los dirigentes. Si éstos han de procurar que se les reelija y la prensa es libre para informar sobre la plaga de hambre y para criticar las medidas políticas, existe ahí un incentivo para que los gobernantes emprendan acciones preventivas. En la India, por ejemplo, la hambruna cesó con la independencia. Un sistema democrático pluripartidista y una prensa relativamente libre hicieron obligatoria la actuación del gobierno.

En cambio, aunque la China posrevolucionaria ha logrado mucho más éxito que la India en cuanto a expansión económica y a sanidad, no ha conseguido librarse de las hambrunas. Una de ellas ocurrió entre 1958 y 1961, tras el fracaso del plan agrícola del Gran Salto Adelante. La falta de oposición política y de prensa libre posibilitó que el desastroso programa continuara vigente tres años más y, a consecuencia de ello, la muerte se cobró un tributo de entre 23 y 30 millones de seres humanos.

Muchos países del Africa subsahariana, entre otros Somalia, Etiopía y el Sudán, han pagado muy caros los gobiernos militares. Los conflictos y las guerras conducen al hambre no sólo porque son económicamente ruinosos sino también porque propician la dictadura y la censura. Países subsaharianos relativamente democráticos, tales como Botswana y Zimbabue, han sido, en general, capaces de precaverse contra el hambre.

Desde luego que hasta un país pobre no democrático puede evitar la hambruna por pura suerte; si no sobreviene ninguna crisis o si un déspota benévolo adopta medidas eficientes para aliviar a los hambrientos. Pero la democracia es una garantía más eficaz de que se actuará cuando haga falta.


Los datos de la mortandad causada por las hambrunas atraen la atención hacia las deficiencias de ciertas estructuras económicas y políticas. Las tasas de mortalidad crónicamente altas revelan fallos no tan extremados, pero sí más persistentes. Las medidas económicas relacionadas con la baja mortalidad infantil y con el aumento de esperanza de vida son muy diversas. Varios países que redujeron asombrosamente la mortalidad infantil entre los años 1960 y 1985 experimentaron un crecimiento económico de una rapidez antes desconocida, entre ellos Hong Kong, Singapur y Corea del Sur. Esas naciones son ahora ricas, en términos de PNB. Pero han tenido éxito en esto varias naciones que no han salido de la pobreza: China, Jamaica y Costa Rica entre otras.

El hecho de que un país pobre pueda realizar mejoras sanitarias o aumentar la esperanza media de vida de sus habitantes hasta un punto que, en muchos aspectos, emula los logros de naciones más ricas, encierra notables implicaciones políticas. Esta capacidad pone en cuestión la socorrida tesis de que un país subdesarrollado no puede permitirse ningún dispendio en sanidad ni en educación mientras no sea más rico y financieramente sólido. Semejante opinión ignora el costo relativo. Educación y sanidad son intensivas en trabajo, como lo son muchos de los más eficientes servicios médicos. Tales servicios cuestan menos en una economía en la que el trabajo es barato que en la de un país más rico. Así aunque el país pobre tiene menos para gastar en esos servicios, también necesita gastar menos en ellos.

Los esfuerzos a largo plazo que vienen realizando Sri Lanka y el estado de Kerala, en la India (cuya población de 29 millones es mayor que la del Canadá), ilustran los méritos del gasto público en educación y en sanidad. Sri Lanka puso en marcha programas de alfabetización y de escolarización a comienzos ya de este siglo. Por los años 40 desarrolló en gran escala los servicios médicos, y en 1942 inició la distribución gratuita o subsidiada de arroz para reforzar la dieta de las masas desnutridas. En 1940 la tasa de mortalidad era allí del 20.6 por 1000; en los años sesenta había disminuido hasta el 8.6 por 1000.

Cambios similares tuvieron lugar en Kerala. A pesar de que su PNB es bastante inferior al promedio de la India, actualmente en Kerala hay una esperanza de vida de más de 70 años. Tal éxito, en condiciones de ingreso muy baja y de pobreza, es el resultado de la expansión educacional de la escuela pública, de la prevención epidemiológica social, de los servicios médicos personales y de la nutrición subsidiada.


Este análisis nada dice en contra de que el incremento del PNB contribuya mucho a aumentar la esperanza de vida. La solidez económica ayudará a una familia a conseguir mejor nutrición y más atenciones sanitarias. Por otro lado, el desarrollo económico concederá al gobierno mayores posibilidades de proveer a la educación, la sanidad y los abastecimientos. Pero los resultados del desarrollo económico no siempre se canalizan hacia tales programas. Muchas naciones —entre ellas, Arabia Saudí, Gabón, Brasil y Sudáfrica— tienen un palmarés en educación, sanidad y beneficencia muy inferior al de otros países (o regiones) que cuentan con un PNB alejado del precedente, pero han adoptado políticas que promueven el bien público: Sri Lanka, China, Costa Rica y Kerala, por citar algunas. El punto crucial está en que los países pobres no necesitan esperar a hacerse ricos para combatir la mortalidad y aumentar la esperanza de vida.

El cometido de la administración pública en el alargamiento de la esperanza de vida no es, por supuesto, algo exclusivo del Tercer Mundo. La intervención de los poderes públicos en la sanidad, en la educación y en la nutrición ha desempañado históricamente un papel muy importante para el aumento de la longevidad en Occidente y en Japón. En Inglaterra y en el País de Gales, las décadas de la primera y la segunda guerras mundiales se caracterizaron por haberse dado durante ellas un aumento de la esperanza de vida mayor que durante cualquier otro decenio de este siglo. Los esfuerzos bélicos y el racionamiento llevaron a una más equitativa distribución de los alimentos y a que el gobierno prestase mayor atención a la sanidad. Pues bien, aquellas dos décadas tuvieron el menos de los crecimientos del PNB per capita: de hecho, entre 1911 y 1921, el crecimiento del PNB fue negativo. El esfuerzo público, y no la ingreso personal, fue la clave del aumento de esperanza de vida que se dio durante aquellos decenios.

El análisis de los datos de la mortalidad puede servir de ayuda para la evaluación económica de las estructuras sociales y de la gestión pública. Esta perspectiva puede servir para aclarar aspectos cruciales de la desigualdad social y de la pobreza, así como para definir políticas que las contrarresten. Uno de los problemas que hay que afrontar cuanto antes en los EE.UU., es el de la necesidad de comprender mejor la naturaleza de la penuria. La carencia de ingresos es, sin duda, uno de los rasgos característicos de la pobreza, pero la discusión sobre los pobres de Norteamérica en general y sobre los afroamericanos en particular pasa a menudo por alto aspectos nucleares del asunto, a causa de un exagerado atender a los ingresos.

Como con frecuencia se ha advertido, dos quintas partes de los habitantes del Harlem neoyorquino viven en familias cuyos niveles de ingreso están por debajo del umbral de la pobreza. Es un dato estremecedor; pero resulta que ese umbral, aun siendo muy bajo en el contexto de los EE.UU., es muchas veces la ingreso media de una familia, digamos, de Bangladesh, aun después de hacer las correcciones exigidas por las diferencias de precios y de valor adquisitivo. Desde algunos puntos de vista, las estadísticas de mortalidad nos instruyen mejor acerca de cómo comparar la pobreza en Harlem con la de Bangladesh. Ya Colin McCord y Harold Freeman, de la Universidad de Columbia y del hospital de Harlem, han hecho notar que los hombres de raza negra que viven en Harlem tienen menos probabilidad de llegar a los 65 años de edad que los que viven en Bangladesh. Según los datos, en torno a los 40 años de edad, los hombres de Harlem quedan por debajo de los de Bangladesh en cuanto a la tasa de supervivencia.

Estos parangones cobran mayor relieve cuando se estudian las situaciones de China y de Kerala, economías pobres que se han esforzado mucho más que Bangladesh en mejorar la salud y la educación. Aunque China y Kerala tienen tasas más altas de mortalidad infantil, las de supervivencia para los varones adolescentes y para los de más edad son, en ambos países, superiores a las de Harlem. Qué la mortalidad de los varones sea en Harlem tan elevada se debe, en parte, a las mujeres que causa la violencia, rasgo característico del cuadro de la miseria social en los EE.UU. Sin embargo, no es la violencia la única causa del elevado índice de mortalidad que se registra en ese distrito. En cuanto a la tasa de supervivencia, las mujeres de Harlem quedan por debajo de las de China y de las de Kerala a partir de las edades de los 35 y los 30 años, respectivamente.

Por lo demás, un problema parecido afecta a los afroamericanos en general. Las tasas de mortalidad infantil entre la población negra de los EE.UU., son también inferiores a las de China y de Kerala, pero, según vamos subiendo por la escala de edades, los hombres y mujeres negros estadounidenses quedan por debajo de los hombres y mujeres de China y de Kerala en términos de porcentajes de supervivencia. La naturaleza y el alcance de la miseria entre los afroamericanos no se interpretan bien cuando se miden con el patrón de la ingreso. Según esta vara de medir, en comparación con los estadounidenses blancos los afroamericanos son pobres, pero inmensamente más ricos que los ciudadanos chinos y que los de Kerala. Por otra parte, en términos de vida y muerte, los estadounidenses afroamericanos tienen menos probabilidades de sobrevivir hasta una edad avanzada que las que tienen los habitantes de algunos de los países más pobres del Tercer Mundo.

Otro rasgo de desigualdad racial revelado por los datos de la mortalidad es la relativa privación en que se hallan las mujeres afroamericanas. En ciertos aspectos, las cosas les van a ellas peor que a los varones negros. Las diferencias entre la mortalidad de los blancos y la de los negros, para las edades comprendidas entre los 35 y los 54 años, resultan ser mucho mayores para las mujeres negras que para los hombres negros. Por descontado que las diferencias de mortalidad entre blancos y negros están relacionadas en parte con las diferencias entre sus rentas, pero aun después de descontar éstas, queda parte de aquéllas. Tratándose de las mujeres negras, la mayoría de las diferencias de mortalidad no pueden atribuirse en absoluto a las diferencias de rentas.

La información sobre la mortalidad puede utilizarse para investigar una manifestación elemental del prejuicio sexual. Un sorprendente rasgo demográfico del mundo moderno es la enorme variación geográfica en la proporción de mujeres y varones. Los datos médicos sugieren que, con una asistencia sanitaria similar, la mortalidad de las mujeres tiende a ser menor que la de los hombres. Hasta en el útero los fetos femeninos son menos propensos a malograrse. Aunque son concebidos y nacen más varones que hembras, sin embargo en Europa y en Norteamérica el número de mujeres es alrededor de un 5% mayor que el de hombres, porque también las tasas de supervivencia de ellas son más altas.

Pero en muchas partes del mundo que aún está en vías de desarrollo las proporciones entre mujeres y hombres son muy diferentes: mientras que en el África subsahariana esa proporción es de 1.02, en el norte de África es de 0.96; en China, Bangladesh y el occidente asiático, de 0.94; en la India de 0.93, y en Pakistán de 0.91. Para formarse una idea de las magnitudes implicadas conviene hacer preguntas de este tenor: Si en China y en países similares se diese la proporción entre mujeres y hombres que se da, digamos, en el África subsahariana, ¿cuántas mujeres más habría allí? Tomando como punto de referencia la proporción del África subsahariana, según hicimos Jean Dreze, de la Escuela de Economía de Delhi, y yo, es como si en los países en que hay déficit de mujeres hubiesen “desaparecido” más de 100 millones de ellas: sólo en China faltarían 44 millones y en la India 37 millones. Otros cálculos, con otros puntos de referencia, ponen la cifra entre los 60 y los 90 millones.

El fenómeno de la falta de mujeres refleja una mayor mortalidad histórica de las mujeres y una tenaz inclinación contra las mujeres en el uso de los medios sanitarios y alimentarios en esos países. Jocelyn Kynch, de la Universidad de Oxford, y yo examinamos los registros de los hospitales de Bombay, y vimos que, para que a las mujeres se las ingresara en ellos, tenían que estar más gravemente enfermas que los hombres. Otro estudio que hice con la colaboración de Sunil Sengupta, de la Universidad Visva-Bujarati, indicó que en dos poblaciones del oeste de Bengala la asistencia sanitaria y nutricional tendía sistemáticamente a favorecer a los muchachos.


Aunque tras estas tendencias laten factores históricos y culturales, también las instituciones económicas tienen su parte. Parece evidente que la capacidad de las mujeres para ganarse un sueldo y para colocarse, especialmente en puestos de trabajo más cualificados, fuera de casa, eleva su consideración social e influye a su vez, en la atención que reciben dentro de la familia. El trabajar fuera de casa les abre también a las mujeres los ojos respecto al mundo y les da, a veces, más de una ocasión de cuestionar la justicia del orden socioeconómico imperante. La alfabetización, la educación, la posesión de tierras y la herencia pueden también mejorar en líneas generales la condición de la mujer.

En Kerala, la economía ha contribuido al progreso social de las mujeres. Allí el estado no sólo emplea a un alto porcentaje de mujeres en ocupaciones que imponen respeto, sino que, como dije antes, cuenta con un sistema de educación bien desarrollado, con elevados índices de alfabetización para ambos sexos, con una extensa red de servicios sanitarios y, para un importante e influyente sector de la población, con una tradición de herencia matrilineal. La proporción entre mujeres y hombres está en torno a 1,04 (aunque se reduciría un poco si se tuviera en cuenta a los hombres que trabajan fuera del estado). La esperanza de vida es en Kerala, al nacer, de 73 años para las mujeres y de 67,5 años para los hombres.

Esta esperanza media de vida es casi igual a la de China, pero a las mujeres les va mejor en Kerala. El gobierno chino se ha esforzado por erradicar la desigualdad socioeconómica entre los sexos, y China tiene una elevada tasa de empleo femenino. Pero el nivel de alfabetización de la mujer es muy inferior al alcanzado en Kerala. La alta mortalidad de niñas en China quizá tenga que ver también, en parte, con el
efecto de las medidas obligatorias de control de nacimientos —la parcial imposición de la política de un hijo por pareja— en una sociedad en la que es abrumadora la preferencia por el varón.

Aunque este artículo no trata directamente ni de la fertilidad ni de la planificación familiar, quisiera advertir que el control obligatorio de los nacimientos entraña cierto peligro de inclinación por uno de los sexos. Hay, ante todo, muy buenos argumentos contra esa obligatoriedad, basados en consideraciones sobre la debida independencia y libertad de acción de las personas. Pero el posible efecto de tal medida sobre la mortalidad femenina viene a añadir otra dimensión al debate. El éxito chino en rebajar la tasa de nacimientos es citado con frecuencia en los debates sobre la necesidad de que se imponga en el Tercer Mundo la planificación familiar obligatoria. Cierto que la tasa de nacimientos china, 21 por 1,000, es mucho más favorable que la de la India, 30 por 1,000 (y que el promedio, 38 por 1,000, que se da en los países de poca ingreso con la exclusión de China y la India). Sin embargo, la tasa de nacimientos de Kerala, 20 por 1,000, está por debajo de la China sin necesidad de ninguna política de control obligatorio de los nacimientos y sin el problema de la mayor mortalidad de las niñas.
Abundan las pruebas demográficas de que los descensos de las tasas de nacimientos tienden a seguir a los de las tasas de defunciones. Esta pauta está en conexión con una exigencia decreciente de tener muchos hijos para asegurar la supervivencia. Y refleja también la interdependencia entre el control de nacimientos y el de muertes: hacer accesibles a la gente los métodos anticonceptivos puede combinarse de manera eficaz con la asistencia médica. En Kerala, en cuanto ha disminuido la tasa de muertes, ha bajado también la de nacimientos: del 44 por 1,000, entre 1951 y 1961, al 20 por 1,000 entre 1988 y 1990.

Las estadísticas de mortalidad calibran mejor la penuria económica que las magnitudes de ingreso y recursos financieros. La evaluación de la economía en términos de vida y muerte puede hacer que se preste atención a cuestiones apremiantes de la economía política. Este enfoque ayudará a que se comprendan mejor los problemas de las hambrunas, las necesidades sanitarias, la desigualdad entre los sexos, así como los de la pobreza y los de la discriminación racial incluso en las naciones ricas. La exigencia de ampliar las miras de la economía al uso para que en sus planteamientos quepa la economía de la vida y la muerte no es menos aguda en los EE.UU. que en el Africa subsahariana azotada por el hambre.

Opina sobre este artículo                         Arriba

Principal | Suscríbete | Tú Opinas | Libro de Visitas | Contáctanos | Imprimir | Atrás